PASTORAL

Programación

Primer trimestre

Segundo trimestre

Tercer trimestre

Formación

Reseña Teatro San Vicente

Jornada de oración

Jornada de oración

Jornada de oración

Celebración de la Medalla Milagrosa

Pastoral

La “Escuela Vicenciana en Pastoral”, como conjunto de personas y como estructura educativa, aspira a ser: Una Escuela, auténtica Comunidad Educativa, cuya identidad cristiana se proyecta en las personas y en las estructuras de su entorno. Para conseguirlo, la Escuela atiende a una serie de aspectos o dimensiones que irán configurando, poco a poco, el proceso de crecimiento en su identidad cristiana y vicenciana:

– Escuela que opta por una atención preferencial a los más pobres.
– Escuela que tiene como “centro de atención” a cada persona.
– Escuela que entiende la persona como protagonista de su propia formación.
– Escuela que da respuestas a la diversidad de sus destinatarios.
– Escuela que, desde su referencia cristiana y vicenciana, ofrece una educación sistemática en valores humanos.
– Escuela abierta a los desafíos de la interculturalidad y de otros aspectos que caracterizan a la sociedad actual.
– Escuela que opta por una sociedad que acoge a todos.
– Escuela que educa con una metodología activa, constructivista y socializadora.
– Escuela que cuida la educación de la fe desde la oferta explícita y desde la transversalidad curricular.
– Escuela que se convierte en instancia crítica desde la alternativa del Evangelio.
– Escuela que promueve el compromiso activo por la justicia y el servicio a los más pobres.
– Escuela que fomenta el respeto a la vida y a la naturaleza y que aviva la responsabilidad ante el progreso de la ciencia y la tecnología.

Teniendo presente los recursos anteriores, que se concretarán en el Boletín Informativo mensual, intentamos:
– Crear espacios privilegiados para profundizar en la identidad personal y cristiana de los alumnos, de toda la comunidad educativa.
– Provocar experiencias que nos sirvan para avivar nuestra fe.
– Programar momentos que nos ayuden a crecer en nuestro encuentro con Dios.
– Iniciar con los adolescentes un proceso de maduración de la fe.
– Provocar experiencias de acercamiento a Dios y al Evangelio.
– Participar en las diferentes campañas eclesiales y vicencianas.
– Introducirnos todos en tareas pastorales y de compromiso cristiano para lograr que sean, para los alumnos, referencias de fe.

Para los alumnos más motivados que quieren crecer en la Fe con un compromiso más fuerte, hacemos la oferta de los grupos de Juventudes Marianas Vicencianas (JMV), en las etapas de: Infantiles, Juveniles, Jóvenes y Familias AMM, con reunión semanal de grupo, en el que se profundiza en el encuentro personal, la catequesis, la oración y el compromiso, y se participa en actividades de tiempo libre. Además se tienen Encuentros periódicos intercentros, se celebran los Pasos de Etapa, se cuida la Pastoral Vocacional y la participación en las Pascuas Juveniles.

La Pastoral ocupa una de las prioridades de nuestro centro, estamos convencidos que la educación integral de nuestros alumnos no sería posible sin la dimensión trascendente, espiritual, cristiana de la persona , del ser, por ello dedicamos no solo mucho tiempo, sino que intentamos derrochar creatividad en ello, extendiendo esta labor a todos los profesores, provocando en ellos una respuesta creciente y más comprometida. Como centro eclesial los valores Evangélicos y el carisma vicenciano debe ser el eje transversal que identifique nuestro servicio, trabajo, modelo educativo.

Teniendo presente esta convicción y esta preocupación, intentamos:
•    Crear espacios privilegiados para profundizar en la identidad personal y cristiana de los alumnos, de toda la comunidad educativa.
•    Provocar experiencias que nos sirvan para avivar nuestra fe.
•    Programar momentos que nos ayuden a crecer en nuestro compromiso cristiano-vicenciano y en nuestro encuentro con Dios.
•    Iniciar con los adolescentes un proceso de maduración de la Fe (Proceso Catecumenal).
•    Provocar experiencias de acercamiento a Dios y al Evangelio.
•    Participar en las diferentes Campañas eclesiales y vicencianas.
•    Introducir a todos los profesores en tareas pastorales y de compromiso cristiano para lograr que sean, para los alumnos, referencias de Fe.
•    Velar para que esta inquietud vaya avivándose cada vez con más fuerza y convicción.